Etiquetado: bombardino

Elegir Instrumento – bombardino/barítono

Tal vez el inicio de curso sea un momento clave para comprar un instrumento, de manera que empecemos con un extra de motivación. Teniendo en cuenta esta circunstancia, he considerado oportuno traer al blog la traducción de unos fragmentos que nos podrán ayudar a elegir el instrumento óptimo para nosotros. Por cuestiones de extensión he optado por dividir el tema en dos artículos: uno dedicado al bombardino/barítono y otro dedicado a cómo elegir una tuba.

Selección del instrumento

Al elegir un instrumento (barítono, bombardino o tuba) es importante ser meticulosos comparando las distintas características y cualidades de [cada modelo de] instrumento. La elección última es [siempre] una cuestión personal.

Barítono/Bombardino

Barítono de campana frontal

Algunos de los puntos clave a tener en cuenta al elegir un barítono o un bombardino son: configuración (forma oval, de campana recta o hacia el frente), sistema de válvulas (pistones o cilindros rotatorios), ayudas a la afinación (sistema compensado, bombas practicables), accesorios de refuerzo, acabado (plateado, lacado, etc.), estuche rígido y/o funda blanda y costes.

El hecho de que un instrumento sea de forma oval, con campana recta, hacia el frente o desmontable es una cuestión de preferencias personales y presupuesto. Muchos barítonos de gama estudiante son con campana hacia el frente, tres válvulas, acabado lacado-epoxy y bastante ligeros. Muchos bombardinos de principiante son con campana recta o forma oval con tres o cuatro válvulas. Los modelos profesionales de barítono o bombardino están equipados invariablemente con cuatro o más válvulas. Muchos músicos y directores prefieren los instrumentos de campana recta por su característica no-direccionalidad del sonido. Es importante considerar las ventajas de los instrumentos de cuatro válvulas: la cuarta válvula extiende el registro hacia el grave y aporta combinaciones de digitación alternativas, lo que ayuda a la afinación y la flexibilidad. Muchos músicos consideran bien invertidos el peso y el coste de una cuarta válvula.

Bombardino Yamaha-YEP842S
Bombardino Yamaha-YEP842S

La elección de pistones o cilindros rotativos también es una cuestión de preferencia personal. Hay dos tipos de pistón: el de longitud estándar (preferido por la mayoría de intérpretes) y el de corto recorrido pensado para facilitar la velocidad de ejecución. Algunos fabricantes europeos fabrican barítonos y bombardinos equipados con cilindros rotativos. Ya sean pistones o cilindros rotatorios, es importante que la maquinaria esté correctamente alineada con sus tubos correspondientes [1].

Hoy en día existen varias ayudas a la entonación. El sistema compensado automático está disponible en bombardinos Besson (Boosey and Hawkes en Canadá e Inglaterra), Hirsbrunner, Willson y Yamaha [entre otros]. Otras ayudas a la afinación son el trigger [2] en la tercera bomba (para ajustar su longitud [y afinación]) y en la bomba general (para ajustar la afinación general). Merece la pena recalcar que una cuarta válvula proporciona mayor alternancia de digitaciones muy útiles para corregir la afinación en instrumentos compensados o no-compensados indistintamente, especialmente las posiciones 1-3 y 1-2-3. En el capítulo 5 aparece una exposición más detallada al respecto.[3]

Bombardino oval

Las primeras tubas estaban construidas sin acabado protector plateado o lacado. Las tubas modernas están disponibles en una amplia gama de acabados, incluyendo lacado, lacado-epoxy, lacado de plata-níquel y plateado (a veces con laca). El lacado epoxy es el más duradero y mantiene mejor la apariencia [del instrumento]; en cualquier caso, muchos instrumentistas prefieren el acabado plateado por apariencia y calidad de sonido. Otros prefieren un acabado particular (o directamente ningún acabado) porque consideran que realza su calidad de sonido.

Otras opciones extra en los modelos más caros incluyen más refuerzos del cuerpo del instrumento, protecciones a lo largo de la maquinaria y refuerzos en la curva inferior. Un estuche de construcción robusta que ofrezca la máxima protección también resulta interesante. El interior de las zonas laterales y la línea de la campana del estuche debería estar correctamente acolchado y reforzado, y instrumento quedar bien ajustado.

Bugle de marcha

Tabla 2.1

Modelos de barítonos (tenor-horns) y bombardinos usados hoy en día

Forma Diámetro de tubería Válvulas
Campana recta tenor horn (.504-.525) 3 pistones
Campana recta barítono (.504-.579) 3 pistones, 4 cilindros
Campana recta bombardino (.555-.651) 4 o 5 pistones, 4 o 5 cilindros
Campana hacia delante barítono (.562-.579) 3 pistones
Campana hacia delante bombardino (.562-.600) 3 o 4 pistones
Bugle (marcial)[4] instrumento de marcha (.500) 3 pistones
Doble campana duplex 5 pistones, 5 cilindros
Ayudas a la afinación
Válvulas compensadas
Trigger de bombas
Mecanismo rotatorio para manipular las bombas

 

1. Se refiere a que se debe observar meticulosamente que el recorrido de los tubos sea coherente con la trayectoria marcada por las válvulas.

2. En castellano “gatillo”, aunque suele utilizarse la palabra inglesa. Se trata de un dispositivo que manipula la longitud de las bombas desde la posición de tocar, de manera que la afinación se puede modificar sin dejar de tocar.

3. Se refiere al Capítulo 5 del libro, titulado “Problemas de afinación”.

4. Se trata de instrumentos de marcha o desfile, concebidos específicamente para este fin y su uso es frecuente en “marching bands”, cuya traducción sería bandas de desfile. Este tipo de formación es muy frecuente en paises anglosajones y germánicos, pero prácticamente inexistente en España.

Fragmento traducido de: Phillips, H. y Winkle, W. (1992). The Art of Tuba and Euphonium (pags. 14-15). Secaucus, New Jersey: Summy-Birchard Inc.

La digitación en la tuba

Si quieres ir directamente a las TABLAS DE DIGITACIÓN CLIC AQUÍ

Os traigo un asunto que últimamente me ha venido preocupando a raíz de algunas charlas con otros profesores: se trata de la cuestión de la digitación en la familia de la tuba. Cada maestrillo tiene su librillo y hay opiniones para todos los gustos -todas ellas igual de válidas y respetables-, pero empecemos por el principio y vayamos, como dijo aquel famoso inglés, por partes:

Instrumentos Transpositores

Recuerdo cuando en el conservatorio profesional nos explicaron qué son instrumentos transpositores. Aquel profesor nos dijo que algunos instrumentos están  afinados en tonalidades distintas a Do, y que cuando un clarinete, una trompa o un saxo tocan un Do en su partitura en realidad está sonando un Si bemol, un Fa (aunque realmente es un Sib -¿o era al revés?, lo de las trompas ya es demencial…-) o un Mi bemol.

Hay que reconocer que no es fácil asimilar que un Do no siempre es un Do, y menos a esas edades en que la abstracción no es muy alta pero sí la distracción. Por suerte, los afortunados que hemos crecido tocando en una banda también lo hemos hecho jugando a intercambiarnos los instrumentos y aquello no nos sonaba tanto a chino como a los pobres pianistas que no acababan de entenderlo.

La Familia de la Tuba

A grandes rasgos, y sin entrar en discusiones interminables sobre si el bombardino es una tuba tenor o un instrumento distinto, podemos resumir la actual  familia de las tubas en:

  • Tubas contrabajas en Si bemol y Do.
  • Tubas bajas en Mi bemol y Fa.
  •   Bombardinos o Tubas tenores en Si bemol y Do.

De todos ellos, los más frecuentes en nuestras latitudes son la tubas en Do y Fa (aunque últimamente vuelven con fuerza las tuba en Si bemol) y los bombardinos en Si bemol, aunque quedan algunos bombardinos en Do, tan frecuentes varias décadas atrás y afortunadamente en progresivo desuso -su mala afinación y poca calidad tímbrica no tienen competencia con el bombardino en Si bemol. Cada país tiene sus propias tradiciones, así, por ejemplo en Alemania es habitual usar tubas en Si bemol y Fa o en Inglaterra en Mi bemol y Si bemol. Además, en muchos países de nuestro entorno también son habituales el Barítono en Si bemol y el Althorn en Mi bemol.

Las tablas de digitaciones

(EDITADO el 14/I/2015) Este post se ha convertido en uno de los más vistos del blog. Todos los días varias personas llegáis aquí a través de los buscadores con la esperanza de encontrar la digitación para los distintos tipos de tuba, y por ello he confeccionado estas tablas que pongo a vuestra disposición en formato .pdf. Podéis descargarlas clicando sobre el tipo de tuba:

Tuba en Sib (sist. compensado) Tuba en Do (4 válvulas) Tuba en Mib (sist. compensado) Tuba en Fa (5 cilindros) Bombardino en Si bemol (sist. compensado)
Tuba en Sib (no compensado) Tuba en Do (5 válvulas) Tuba en Mib    (no compensado)  Tuba en Fa (6 cilindros) Bombardino en Si bemol (no compensado)

 

 Cambio de digitación vs transporte

Tuba Octet

Por norma general, los tubistas nunca transportamos sino que cambiamos digitaciones, es decir, que para nosotros un Do siempre es un Do independientemente de la afinación de la tuba (Si bemol, Do, Mi bemol o Fa); pero ese Do se hace con una posición distinta dependiendo de la tuba (1-3, 0, 1-2 y 4 respectivamente). Así pues, habitualmente los compositores escriben el papel de tuba en la tonalidad real de la obra y, salvo mención expresa, queda al criterio del intérprete qué tipo de instrumento utilizar en cada ocasión. Ahora bien, toda regla tiene su excepción y no es nada extraño encontrar tubistas que tocan instrumentos de Si bemol transportando con posiciones de Do.

Por otro lado los bombardinos – que son mucho más heterogéneos y son quienes han dado pie a este artículo- utilizan ambas técnicas dependiendo del criterio de cada uno. De hecho (o más bien por este hecho), desde hace ya mucho tiempo las editoriales proporcionan dos partituras en las obras de bombardino: Una escrita en clave de Fa para quienes leen en Do y otra en clave de Sol y trasportada para quienes hacen lo propio. Ambas técnicas tienen ventajas e inconvenientes, por ejemplo:

Ventajas de cambiar digitación:

  • Se piensa y escucha la nota que se toca (real), favoreciendo el desarrollo auditivo
  • Otros cambios de digitación posteriores no resultarán traumáticos
  • Se lee siempre la nota que hay que tocar, evitando confusiones

Ventajas de transportar:

  • Proporciona mayor versatilidad para leer las partituras, independientemente de que estén escritas en Do o Si bemol
  • Un eventual cambio a tuba resulta menos complejo (siempre que ésta sea en Do)
  • Transportar es un gran ejercicio de gimnasia mental

Éstos son solo tres ejemplos, pero su número podría alargarse hasta el infinito. Defensores a ultranza los hay en los dos bandos, pero como hemos visto ambos sistemas ofrecen algún tipo de ventaja frente al otro que deberíamos considerar para decantarnos por uno u otro sistema.