Por qué no escribo más a menudo

Hace 15 días que no escribo en el blog. No es porque lo tenga abandonado; de hecho, el escritorio de WordPress es de lo primero que aparece cada día cuando enciendo el ordenador.

Me propuse firmemente escribir al menos un post a la semana, pero hace algún tiempo que me ocurre lo mismo: Me pongo frente al documento en blanco, con un tema concreto sobre el que escribir extraído de la lista -donde escribo lo que me viene a la mente en un arrebato y que va siempre conmigo-, y comienzo a escribir.

Pero al poco desisto: el tema es poco interesante, o poco profundo; habrá quien, habiéndose especializado en ello, escribirá con mayor rigor y conocimiento de causa que yo, con el consiguiente beneficio para el lector; el tema merece un tratamiento mucho más exhaustivo que el que puedo darle con un post de 1000 palabras que, por contra, será demasiado largo como para mantener el interés del lector a lo largo de toda la trama, habida cuenta que servidor no es muy ducho en letras.

Maquina de escribir
Fotografía de jb_brooke con licencia CC

A priori son excusas, lo sé. Pero quizá por cierto talante nihilista o simplemente por la desazón que me produce estar escuchando a Chopin, siento una sensación de vacuidad en cuanto a los por qué, para qué y para quién de escribir en este espacio. Y, cada vez más, sospecho que existe mucho de inercia en el acto de escribir post.

No engaño a nadie: este blog es una herramienta de promoción personal para impulsar eso que en los círculos del marketing 2.0 (“la emprenduría a nivel usuario del s.XXI”, o el “socialmierder” del gran Mediotic) ha venido en llamarse marca personal, que no es ni más ni menos que la imagen pública que uno proyecta (se adorne con todos los “si, pero además…” que se quiera).

Cifras abultadas y un bonito lazo. ¿Se trata de eso?

Hace unos días hablaba con una amiga blogger de enormes proporciones -con medias de cinco cifras en las visitas diarias a su blog– sobre el por qué, para qué y para quién escribir un blog.

Fotografía de Egan Snow con licencia CC
Fotografía de Egan Snow con licencia CC

En su caso, lo que empezó siendo una ventana/terraza más o menos particular se había convertido en el piso de Sabina, donde entra todo el mundo esperando que les cante una canción.

Sin darse cuenta se estaba marchitando de éxito, y había llegado al punto de plantearse qué y cómo escribir para estar a la altura de las expectativas de sus lectores.

No es mi caso, ni muchisimo menos, ya que ni esas son mis cifras -jamás lo serán, basicamente por target- ni la temática de este blog es siquiera comparable. Pero sí existe un síntoma común: una insospechada dependencia de los números que condiciona y distorsiona la motivación por la que se escribe.

Sobre este fenómeno en el mundo de la música ya se ha escrito. Una vez más. Las visitas, los seguidores y los “me gusta” generan dependencia por un motivo muy simple: dan satisfacción a nuestro ego de una manera muy inmediata y eso -evidentemente- nos hace sentirnos muy bien y muy importantes. Pero cada vez más estoy convencido de que es algo muy relativo y con un impacto que tiene bastante de espejismo o que es, en todo caso, cortoplacista y que para ser efectivo debe ir respaldado de mucha coherencia en el mundo “real”.

Fotografía del autor con licencia CC
Fotografía de EduRuano con licencia CC

De la misma manera que no escribo aquí tampoco lo hago en twitter por motivos similares: si nuestro sino en twitter es compartir información relevante, probablemente nuestros seguidores interesados ya hayan llegado a ella por sus propios medios; si twitter es un trampolín para lanzar nuestros contenidos al mundo podemos llegar a convertirnos en spam incluso para nuestros lectores más “fieles” (motivo por el cual hace poco he reconfigurado a menos el bot que tuitea mis post para evitar caer en ese error). Idem-Eadem-Idem para la/s otra/s red/es social/es.

Este blog nació de cierta inquietud, tanto por introducirme en estos lares virtuales y aprender de ello, como de fomentar la ya mencionada marca personal en un momento en que servidor era anónimo en el mundo tubístico -si es que un apellido como “profesor del conservatorio de X” es algo más que una denominación geo-profesional y sirve de algo per-se (yo no lo creo). Pero sobre todo, los artículos aquí publicados han sido desde el inicio un ejercicio de curiosidad intelectual individual puesta a disposición común. Así quedó manifiesto desde el primer día, allá por Tumblr. Cuando este propósito se desvirtúa en favor de objetivos estadísticos, posicionamientos estratégicos o palabras clave, el acto de escribir posts pierde su razón de ser, su espontaneidad y su genuinidad. Se deja de escribir para uno mismo y se escribe para no se sabe muy bien quién.

“Hay otros mundos, pero están en este” (P. Éluard)

Cada vez creo menos en marcas, productos y mercados. Creo en la genuinidad que supone hacer aquello con lo que uno se siente realizado, y creo que la vida (y digo la vida, la situación económico-política es otra historia) nos pone las facilidades para hacer de ello nuestro modo de -valga la redundancia- vida.

El comentario viene al caso porque en los últimos meses estoy immerso en un proceso bastante bestia de diversificación de mis actividades artístico-músico-docentes. Me he zambullido de pleno en un ecosistema fascinante, estimulante y hasta hace poco desconocido, conociendo artistas y maneras de hacer Arte que me apetece mucho experimentar, sin más.

En este proceso, el blog es un “algo más” que requiere -según mi criterio actual- un tiempo y un esfuerzo que, sinceramente, ahora mismo no estoy dispuesto a concederle prioritariamente. Seguiré escribiendo y publicando, por supuesto, pero no como una autoimposición sino por el mero placer de hacerlo, disfrutando del proceso de creación, de la misma manera que hago en otro blog -este sí- absolutamente personal y cerrado.

Qué queréis que os diga, ahora mismo antepongo el conocimiento a través de experiencias sensoriales que desde la especulación intelectual: El mundo virtual está muy bien, y es muy interesante, pero sigo prefiriendo conocer personas de carne y hueso, conversaciones con café o cerveza de por medio a farragosos chats y espectáculos de proximidad a la televisión (qué bien se vive sin televisión…).

Tuba On Fire
Foto de Farrukh con licencia CC

 

 

10 claves para llegar a ser buen músico

Catorce años de enseñanza reglada dan para asimilar muchisima información. El sistema educativo actual cubre una grandisima parte de los aspectos que necesita una persona para poder ser músico, pero hay más, mucho más. Aquí os dejo algunas cosas importantes que no aparecen en los libros de escalas y estudios:

1. Formación:

Si bien es cierto que hay quienes nacen con una aptitud especial para las artes, la música tiene además un aspecto técnico muy importante al que hay que prestar mucha atención. Para aprender a dominar las posibilidades que nos brinda la música debemos estudiar y conocer los entresijos del arte, saber “leer” la partitura y todo lo que hay más allá a nivel técnico y estético. Por descontado, el dominio de la técnica con nuestro instrumento es fundamental, y ello se consigue a través de la formación y sobretodo muchas, muchas horas de estudio.

2. Equipo

El hábito no hace al monje y Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Un buen músico hará Música, con mayúsculas, con cualquier instrumento independientemente de su calidad. Pero, si queremos llegar a ser buenos músicos, deberemos invertir en uno que nos permita el mayor grado de perfección técnica posible en aspectos tan impotantes como afinación, color, versatilidad… o la propia durabilidad del instrumento. Ahora bien, hay que tener en cuenta que el instrumento por si solo no significará nada, los resultados serán los mejores que se puedan esperar si estableces una relación con él, y eso se consigue pasando muchas horas juntos…

3. Escuchar

musicos de calle
Fotografía de Guillermo Fdez con licencia C.C.

Un buen ejercicio para desarrollar el “oido musical” es escuchar mucha música  y aprender de los otros. Música de todas las épocas y estilos. No solo de “clásico” vive el hombre, y el músico tampoco. Hay que escuchar mucha música de la que llamamos “clasica”, culta o de conservatorio, si, pero también jazz, rock, salsa, pop, músicas tradicionales de los cinco continentes y cualquier cosa que caiga en nuestros oidos… De esta manera, asumiremos naturalmente eso que se conoce como musicalidad, que no es otra cosa que interiorizar el “lenguaje” musical con sus frases y su sistema sintáctico, tensiones, intenciones… Cuanta más música y más variada escuchemos, nuestra panorámica musical será más abierta.

4. Experimentar

Escuchar es importante, tocar aún más. Nuestra profesión refleja nuestra actitud ante la vida y aún cuando hayamos comprendido y asimilado los conceptos técnicos, la gran variedad de situaciones que podemos encontrar sobre un escenario nos obliga a experimentar para comprobar cómo nos sentimos en cada una de ellas.

5. Crecer

A medida que hacemos música variamos nuestros gustos, nuestro estilo, sonido, etc… y con el correr del tiempo notaremos un crecimiento y mayor seguridad en nuestro manera de ser músico.

6. Concursos y Conciertos

Aunque no se trata de crear un fanatismo por los concursos, el sólo hecho de participar nos obliga a cumplir ciertos estándares de calidad que seguramente redundarán en una mejora de nuestra práctica. Además de la posibilidad de generar una gran autoestima al participar, por ejemplo, de conciertos grupales o individuales, que ayudarán a que nos asumamos como músicos serios.

7. Comunidad

Acercarnos a gente que siente la misma pasión por la música nos traerá como beneficio un importante intercambio de experiencias y conocimientos y nos permitirá ubicarnos con respecto al resto en cuanto a calidad y de trabajo. Cuanto más participemos y compartamos, más recibiremos. Esto incluye formaciones amateur, orquestas jóvenes, cafés después de clase, redes sociales….

8. Observar

La música cuenta historias y habla de la vida. Observar el mundo que nos rodea, la gente a nuestro alrededor, sus historias, sus anhelos, pasiones, miedos, sueños… Aumentará nuestra capacidad de empatizar, algo fundamental cuando se supone que debes interpretar la intención del compositor. Lo mismo que la buena literatura, aquella que trata sobre el ser humano.  Lee.

9. Diferenciarse

il trombone
Fotografía de nardino con licencia Creative Commons

Músicos habemos muchos, y de según que instrumentos, todavía más. Aportar algo diferente y único te hará ser, precisamente, diferente y único, y por ello más valorado. Llevar la misma obra que todos, haciendo lo mismo que todos no te ayudará a marcar la diferencia. Hay que innovar, explorar y atreverse a salir del redil. Pero con buen gusto, por favor: los experimentos, con gaseosa.

10. Buscar oportunidades

Conseguir los primeros bolos es algo que llega con el tiempo, pero no viene solo, y menos aún en la era de las redes sociales, donde la visibilidad pública es tan importante como la calidad intepretativa. Lo suyo es buscar uno mismo sus oportunidades, ofrecerse, implicarse en proyectos emergentes aportando valor añadido a los mismos. Eso si, manteniendo siempre la dignidad profesional; unos mínimos de seriedad y ética (lo que no significa ir de divo por la vida) que no solo aumentarán tu respetabilidad en el “mundillo”, también contribuirás a la dignidad de toda la profesión.

 

¿Algo que añadir? Tu opinión es importante para mí, deja tu cometario un poco más abajo.

Si te han gustado mi blog y este artículo te sugiero que te suscribas a la lista de correo para recibir cómodamente las novedades. También agradeceré que compartas este contenido a través de tus redes sociales.

Sé optimista

Vuelvo a las andadas blogueras. Después de algo más de un mes desde que me robaron la tuba y tener que centrar gran parte de mi energía en gestionar cómo volver a la normalidad en la medida de lo posible, me he propuesto volver a escribir e intentar recuperar un ritmo regular de publicación. También me he propuesto que éste tema no monopolice los contenidos del blog, aunque una situación de crisis siempre deja una huella profunda y, lo que es más importante si se es capaz de ver, lecciones importantes para la vida, y por eso sospecho que me va a dar para muchas reflexiones como la de hoy.

¿Medio lleno o medio vacío?
¿Medio lleno o medio vacío?

Fue una putada, sí, y no se lo deseo ni al peor de los músicos, pero lamentarse por ello no cambiará nada. Una situación desagradable, incómoda y que encima seguramente me va a costar un buen dinero que pensaba dedicar a otras cosas. Pero nada más; toca mirar al frente, seguir adelante y sacar lo positivo de la situación, aunque parezca imposible.

Una de las primeras cosas que me dijo un buen amigo fue “algo bueno sacarás de todo esto”, y tal como terminó la frase le miré con cara de incrédulo y con cierto sarcasmo. Pero la sentencia había calado, me cargó de optimismo e inconscientemente empecé a repasar la lista de posibles cosas buenas que estaba provocando la situación. De momento la lista no ha dejado de crecer, lo cual ayuda a convencerme de que todo lo que nos ocurre tiene sus consecuencias positivas.

Vale, no siempre apetece ser optimista. En ocasiones el cuerpo te pide meterte debajo de la manta, aislarte del mundo y quedarte a solas con tus malos rollos, sintiéndolos bien presentes presionando tu pecho; y reconozco que hacerlo también es necesario, porque ayuda a ser consciente de que no todo es coser y cantar. La vida es dura, sí, pero cuando ya lo sepamos (¿seguro que lo sabes? siempre hay alguien que está peor que tú) debemos enfrentarla con la mejor actitud. Es simple: sólo hay que cambiar el chip, hacer un pequeño esfuerzo y crear el hábito de ver el lado positivo de lo que nos pasa. Por una vez, y sin que sirva de precedente, haré una recomendación bibliográfica al respecto y os aconsejo encarecidamente Smile 🙂 de Rubén Turienzo.

Imagen de previsualización de YouTube

Todavía no os he dicho cuales son las cosas buenas que he sacado de todo esto: He conocido personas maravillosas y me ha dado la oportunidad de comprobar que la gente es buena y te ayuda desinteresadamente, por pura empatía; he tenido ocasión de plantearme seriamente cambiar de tipo de tuba, con todo lo que ello comporta, para acabar reafirmándome en mis “creencias tubísticas”; también ha sido la excusa para poner en claro mis prioridades en varios aspectos profesionales, que si bien es algo que hay que revisar con regularidad la rutina hace que se vaya posponiendo sine die; me ha dado la oportunidad de volver la vista atrás y comprobar que diez años dan para haber hecho muchísimas cosas que hace once no podía ni haber imaginado, y con ello llegar a la conclusión de aquel gran hombre de que la vida es eso que nos pasa mientras nos empeñamos en hacer planes.

Para terminar este post os dejo un vídeo cargado de optimismo de los mayores genios del humor, los Monty Phyton, en la que es su película más irreverente: La vida de Brian (recomendación absoluta para mentes librepensantes). En la escena final de la crucifixión, cuando todo parece absolutamente perdido, qué mejor que cantar “Busca siempre el lado bueno de la vida”….

 

Foto de BaileyRaeWeaver con licencia Creative Commons

Alumnos 10

“Profesores que califican a sus alumnos de instrumento (elemental) con nota numérica de 10. ¿¿Ya no tienen nada que aprender y mejorar??”

Este pensamiento, lanzando al aire en plena época de calificaciones, dio pie al post que os traigo hoy. Para ser blogger tienen que gustarte las redes sociales, uso twitter y facebook para lanzar mis ideas con mucha frecuencia. Muchas pasan totalmente desapercibidas (afortunadamente, debería añadir), otras en cambio generan interesantes, intensos y apasionados debates que, en ocasiones merecen un trato más extenso.

10 10Es lo que sucedió con la frase que abre este post. Para poner en situación al personal: Finales del primer trimestre. Servidor entra a la página de calificaciones de la intranet del centro, y sin  ninguna intencionalidad observo que otro profesor ha calificado con nota numérica de 10 a varios de sus alumnos de un cursos intermedios de grado elemental. Reflexión instantánea y a las redes sociales.

Algunas opiniones defienden que, al tratarse de un sistema educativo basado en objetivos, si éstos son alcanzados satisfactoriamente deben traducirse en un incremento de la nota numérica, de manera que a mayor cantidad de objetivos alcanzados mayor será la calificación global hasta llegar al 10. En ese sentido, los objetivos (todos ellos) deberían ser objetivamente cuantificables; y ya sabemos que en la música pocas cosas son objetivas y cuantificables….

Tal como se deduce, mi postura particular es defender la imposibilidad de alcanzar la perfección que implica una nota máxima como es el 10/10. No en un ámbito como la educación musical elemental. No al menos de entrada. No en el primer trimestre del curso, cuando apenas empieza, y la maquinaria de las rutinas de clase y de estudio diario comienzan a  funcionar con solvencia.

Podría esgrimirse que ser trata de una calificación  de motivación para que el alumnado emprenda el trimestre de la mejor manera posible…

En definitiva, se trata de diferentes criterios respecto al proceso de aprendizaje de los alumnos y su plasmación en un boletín de calificaciones que, por su propia naturaleza, convierte a la homogeneidad jerárquica de una escala contable (ya sea en nota númerica o con un sistema de letras, al estilo “boloñés”) aquello que no puede ser medido objetivamente.

La creación de estructuras mentales que sustentan procesos de progreso cognitivo, el descubrimiento y desarrollo de las habilidades innatas y las que no lo son, la aprehensión de herramientas que permitan a esa persona expandirse en ámbitos complementarios pero fundamentales para su futuro como individuo social…. Se trata de cuestiones tan personales y únicas que el propio docente puede tardar años en detectar y asimilar en cada uno de sus alumnos.

Si el propio sistema es imperfecto, ¿Cómo alcanzar la perfección?

Es el momento de dejar tu opinión al respecto.

¡Qué Difícil!

Puede suceder que cuando nos enfrentamos por primera vez a una situación, (llámese reto, problema, partitura…) nueva nuestra primera reacción sea “Ésto es muy difícil, no voy a conseguir superarlo”.

Es algo natural, porque nuestra mente se proteje contra lo desconocido rechazándolo, pero no por ser natural nos beneficia ni es una reacción positiva, ya que estamos generando miedo y aversión hacia algo sin tener una referencia de su verdadera dificultad.

Veo muy a menudo esta reacción en mis alumnos cuando se les presenta un nuevo material: sobretodo los más pequeños (de 5 a 8 años) niegan inconscientemente y de plano lo desconocido. En la mayoria de ocasiones después de una breve y tranquilizadora explicación de los nuevos contenidos sucede que ¡Sorpresa! lo tocan sin mayor dificultad.

Mi intención para con ellos es intentar que desde el primer contacto afronten las nuevas situaciones como retos más que como problemas, igual que se afrontaria un rompecabezas.
No nos engañemos, los adultos tendemos a reaccionar de la misma manera con la diferencia de no tener quien nos desvele los misterios de aquello a lo que nos estamos enfrentando.

¿Cómo tranquilizarnos a nosotros mismos en estas situaciones? Aqui van un par de puntos que nos pueden ayudar:

  • Analizar la situación global de una manera positiva, teniendo en cuenta que no hay ningún problema sin solución y priorizando el deseo de superarlo mas que cualquier temor que pudiera surgir.
  • Localizar los puntos que a priori pueden resultar más conflictivos y analizarlos detalladamente. A continuación visualizarse “a posteriori”, es decir, vernos a nosotros mismos una vez hemos superado el problema disfrutando del resultado gracias a los recursos que hemos utilizado para ello. Es una manera de conseguir que nuestra mente nos de la solución y/o las herramientas que necesitamos.

Sobretodo en el campo musical, siempre es necesario un trabajo de “picar piedra” para conseguir superar situaciones técnicas complejas, pero enfrentarse a ellas con una actitud positiva facilita el proceso. Si además tenemos en cuenta las premisas anteriores, el resultado está garantizado.

¿Qué quieres demostrar?

Sala anexa al escenario. Los músicos calientan, la mayoria de ellos con ejercicios técnicos, otros con pasajes de repertorio. De repente, uno imita a un compañero de sección, pero tocando mucho más fuerte y mirandole desafiante.

Todos hemos vivido en alguna ocasion una escena parecida, en la que un colega (o varios) busca desesperadamente ser el centro de atención con el objetivo de provocar la admiración y/o aprobación de la concurrencia.

Es verdad que cierto grado de competitividad es positivo para motivarnos. Marcarnos un objetivo concreto es importante para poder focalizar nuestros esfuerzos en una dirección, de manera que no terminemos dispersandonos tanto que no sabemos qué estamos haciendo. A veces nos cuesta marcarnos una meta nosotros mismos y alcanzar el nivel del compañero puede servirnos de motivación y objetivo para mejorar.

 

Pero tan importante como la competitividad y alcanzar objetivos es ser capaz de motivarse a uno mismo sin necesidad de compararse con los demás. Para motivarnos a nosotros mismos lo primero que necesitamos es conocernos: saber cuales son nuestras fortalezas y debilidades, las cosas para las que tenemos facilidad y las que nos cuestan, lo que nos gusta estudiar y lo que no…. Y a partir de ahi intentar mejorar para sentirnos felices y satisfechos con nosotros mismos.

Si  estamos siempre pendientes de demostrar a los demás cuanto sabemos y que bien tocamos, a la larga podemos caer en la necesidad constante de comparación y en ciertas prácticas poco agradables que nos pueden acabar perjudicando.

Cruce De Caminos

“No deberia haberme ido nunca de España -me comentaba un colega que se fue a estudiar a Alemania-, aquí está la mejor escuela de metales de Europa”. Mi respuesta fue clara: “Necesitabas irte fuera para darte cuenta de eso”.

Cruce de caminos

A veces nos sucede que buscamos lejos una respuesta que tenemos delante de nuestras narices pero que, por la razón que sea, somos incapaces de ver. No por ello el camino que hemos recorrido ha sido menos válido, simplemente era más largo.

Casi siempre el motivo por el que decidimos emprender la ruta más complicada se basa una creencia personal: Creemos que debemos hacer las cosas de una manera determinada por una cuestión de sensaciones, aún pudiendo elegir entre otras opciones.

No voy a entretenerme mucho en el por qué elegimos una cosa y no la de al lado (¿el refresco de cola de la lata roja o el de la lata azul?). Los factores son múltiples y diversos, pero siempre está presente nuestra afinidad personal con ciertos valores (culturales, ideológicos, morales…) que vemos reflejados en ella.

Suele suceder entonces que estamos tan seguros de que nuestra decisión es la correcta que ni nos planteamos la posibilidad de estar equivocados, así que no nos los pensamos mucho antes de dar el paso, y si lo pensamos es para buscar argumentos para autoconvencernos de que estamos haciendo lo correcto.

Otras veces nos puede la presión social. Es demasiado frecuente aquello de que “lo de fuera es mejor” o “lo fácil no es tan bueno/válido como lo difícil”. Nada mas lejos de la realidad, infravalorar lo cercano o lo sencillo por el mero hecho de serlo tiene tan poco sentido como ensalzar algo por su complejidad o lejanía, como si el refresco que comentábamos antes fuera mejor porque la lata es roja o azul sin haber probado el contenido.

Una vez tomada la decisión no hay vuelta atrás. Podremos rectificar nuestra ruta para cambiar de camino, pero nunca volveremos a la casilla de salida, es la ley del tiempo que no vuelve. Igual que es ley que nos equivocamos muchas veces a lo largo de nuestra vida.

Cuando eso ocurre, debemos estar atentos y aprender de nuestros errores. ¿Cómo? Comparando qué esperábamos y qué hemos encontrado o analizando por qué decidimos tomar un camino y por qué hemos decidido abandonarlo.

Pero no solo eso, también es importante quedarse con las cosas positivas que nos ha dejado, aunque solamente sea el paisaje del viaje.