Etiquetado: redes sociales

Iron Blogger

Hoy, más que un artículo, os traigo una noticia relacionada con este blog. El titular es el siguiente:

Este blog se ha unido a Iron Blogger

Iron bloggerVale, supongo que te preguntarás “¿y a mí qué?” y probablemente estarás en lo cierto. O no. Al haber unido este blog a Iron Blogger se establece el compromiso de publicar al menos un artículo a la semana*, lo que revierte directamente en sus lectores (tu que estás leyendo ahora mismo), ya que contribuye a aumentar los contenidos publicados y con ello la utilidad directa de este espacio.

Por otro lado, Iron Blogger organiza periodicamente encuentros entre los bloggers de su comunidad en distintas ciudades. Estos encuentros sirven para conocer otras personas con inquietudes bloggeras; también para compartir y descubrir maneras de escribir, desarrollar un blog o crear conocimiento.

Resumiendo en otras palabras: cargarnos de motivación para seguir con este proyecto.

* Bajo pena de pagar una ronda de cervezas en el próximo encuentro.

Ser músico en el siglo XXI – Redes Sociales

Como comentaba en un artículo anterior, no solo ha evolucionado la manera de acceder a los soportes audiovisuales y bibliográficos. También el arquetipo  de relación e interacción social con otros colegas (por centrarnos en el ámbito del músico) ha cambiado de una manera que era inimaginable 50 años atrás, especialmente gracias a la aparición de intenet y las redes sociales.

musica e internet

Las fronteras  ya no existen, y el espacio y el tiempo se han relativizado. La conexión global nos permite estar en contacto con colegas de todo el mundo casi al instante (se estimaron aproximadamente 2,400,000,000 usuarios conectados a internet en 2012), lo cual favorece el intercambio de ideas e información.

La posibilidad de acceso a información y personas -es decir, más información- de nuestro ámbito es fundamental si queremos hacernos una idea de quienes somos y donde estamos.  Cuanta más diversidad de información tengamos, más nítida, detallada y exacta será la imagen del panorama actual que podremos hacernos. Esto es importante, porque nos permite tener una referencia sobre nuestro punto actual y la dirección en la que podemos/queremos/debemos progresar.

Las redes sociales más popularesExisten una gran cantidad de redes sociales, dentro de las cuales, a su vez, se han creado foros y grupos por intereses. Navegando unos pocos minutos podemos encontrar grupos de personas que comparten sus experiencias, aficiones, inquietudes o trabajos; podemos unirnos a ellos para aportar nuestro pequeño grano de arena, que, aunque no lo creamos, siempre será útil a alguien.

Ser músico en el siglo XXI nos obliga, en cierta manera, a ampliar nuestros horizontes: horizontes geográficos, pero también horizontes musicales, artísticos e intelectuales; ya que, si caemos en la tentación de quedarnos encerrados en nuestra cabina de estudio sin abrir la ventana de la sociedad virtual, corremos el riesgo de que cuando acabemos nuestra sesión de estudio y abramos la puerta no sepamos hacia donde (ni con quién) ir.

Anontune: la plataforma social de música impulsada por AnonymousAunque solo sea por conciencia histórica, debemos valorar la oportunidad que nos brinda nuestra época.

Ser Músico en el Siglo XXI – Información

Cuentan que en su juventud, J. S. Bach realizó un viaje de 320 kms, desde Arnstadt hasta Lubeck para escuchar a Buxtehude tocando el órgano, ya que el maestro era viejo y la oportunidad era única. El viaje duró varios dias y Bach, que por lo visto era un poco agarrado y no queria gastar dinero en un carruaje, hizo todo el trayecto a pie. Semejante aventura podria ser considerada una auténtica peregrinación. Nada que ver con ser músico en el siglo XXI.

Fonógrafo de Edison
Fonógrafo de Edison

Nunca seremos suficiente conscientes de cómo ha combiado la vida del músico desde entonces, y especialmente en la últimas décadas. Hoy, en el siglo XXI, para escuchar la música de Buxtehude simplemente necesitamos hacer clic AQUÍ, sin necesidad siquiera de levantarnos del sillón de nuestra casa.

Del viaje de Bach al momento actual la vida del músico ha cambiado enormemente, no solo en lo referido a condiciones laborales y status social (que daría para varios artículos) sino por el acceso a la música ya compuesta: dos siglos antes habia sido la imprenta, que permitió fijar en un soporte durable en el tiempo y de una manera relativamente rápida y masiva las instrucciones necesarias para interpretar una obra -la partitura-; el siguiente paso fue fijar la propia interpretación por medio de grabaciones (desde los cilindros de cera hasta los actuales formatos digitales), el gran salto ha sido su universalización gracias a internet.

Herramientas como el formato mp3, Spotify, iTunes, youtube, la libreria Petrucci y otros recursos en linea han supuesto un auténtico salto evolutivo. No hace falta llegar al extremo de la peregrinación de J. S. Bach: Lo que hace solo 10 o 15 años suponia pasarte una tarde entera buscando en la mediateca o comprar un disco, que tardaba en el mejor de los casos semanas en llegar, se ha convertido en pasar unos minutos delante del ordenador.

No solo ha evolucionado la manera de acceder a los soportes audiovisuales y bibliográficos; también el arquetipo  de relación e interacción sociales con otros colegas (por centrarnos en el ámbito de la música) ha cambiado de una manera que era inimaginable 50 años atrás.

Continúa –>