Historia de la tuba – La Tuba moderna (III)

(Viene del artículo anterior)

El aerophor

Tubista con aerophor

Los tubistas han tenido problemas relacionados con la capacidad pulmonar constantemente ya que el volumen de aire requerido para tocar se incrementa a medida que el sonido es más fuerte o grave. Incontables son las ocasiones en que aparece la frustración frente a notas que son demasiado largas para la respiración humana. B. Samuels era consciente de esta dificultad y en 1912 inventó un aparato al que llamó aerophon o aerophor [1]. El ejecutante colocaba su pie sobre un pedal que accionaba un set de fuelles y enviaba aire a través de un tubo hasta el borde de su boca donde se colocaba una especie de boquilla. Para prevenir irritaciones de garganta, el aire pasaba por la parte superior de un compartimento con agua calentada por un hornillo eléctrico y así recibía calor y humedad. Richard Strauss quedó tan impresionado por el invento que lo incluyó en la Sinfonía Alpina y el Preludio Festivo. El aerophor apareció como respuesta a los sueños de los tubistas, y les permitiría mantener las notas durante el tiempo que fuera necesario, pero se demostró que era poco práctico y cayó en desuso.

Repertorio

A menudo los verdaderos méritos de la tuba se han visto eclipsados por su asociación con el humor. A causa, quizá, de la espléndida aptitud del instrumento para este menester, la sociedad en general la ha relacionado sola y desafortunadamente con el humor. Incluso muchos músicos profesionales la han infravalorado severamente.

John Fletcher

Durante décadas, los tubistas serios no han tenido solos fuera del ámbito humorístico y han dependido de transcripciones para poder hacer recitales reseñables. No fue hasta 1954 que un compositor clásico serio escribió una obra mayor distintiva para tuba [2] y este fue el caso de Ralph Vaughan Williams, quien compuso el Concierto para tuba y orquesta. [Con esta obra] demostró que conocía bien el instrumento y escribió bella y apropiadamente para él. La interpretación de John Fletcher para RCA Victor permanecerá indudablemente como una versión clásica durante años [3]. Con la Sonata de Hindemith que le siguió poco después los tubistas entraron de repente en una nueva era interpretativa, y estos dos ejemplos allanaron el camino de muchos compositores serios para escribir para este instrumento. En la actualidad, se componen obras con regularidad y el repertorio solista está en constante expansión. No solo se incrementan los solistas sino también los ensenmbles. Quizá una de las mayores contribuciones hacia el avance de los ensembles de tubas se debe a Constance J. Weldon, quien promueve su formación y encarga nuevas obras desde la Universidad de Miami.

La T.U.B.A. (I.T.E.A.)

En vista del continuado desconocimiento general sobre la tuba y la necesidad de un mayor corporativismo de los tubistas, a finales de 1971 se fundó la Tubists Universal Brotherhood Association [Asociación Hermandad Tubística Universal][4]. Robert Ryker, antiguo miembro de la Montreal Symphony, fue el primer organizador y presidente. Actualmente [1977] T.U.B.A. ostenta casi mil miembros alrededor del mundo y se dedica a mantener “un vínculo entre aquellos que tienen un interés significativo por los instrumentos de la familia de la tuba – su desarrollo, literatura, pedagogía e interpretación-“. Esta organización fue responsable del Primer Simposium-Seminario Internacional de Tuba en mayo de 1973, que tuvo lugar en la facultad de música de la Universidad de Indiana. Los temas de debate incluyeron la imagen del tubista, nuevas direcciones técnicas e intepretativas, generación de nuevas composiciones y la necesidad de mejorar métodos, materiales didácticos y diseño de instrumentos. El boletín editado por T.U.B.A. también contiene artículos sobre los últimos desarrollos, información sobre recitales e historia de la tuba. Un aspecto interesante en cuanto a lo expuesto aquí arriba es el hecho de que muchos tubistas están frustrados con el diseño de las tubas estándar porque han sobrepasado sus limitaciones. Con la llegada de mayores requerimientos técnicos, se han acelerado los cambios en algunos aspectos de la tuba.

Conclusión

La historia del desarrollo de la tuba ha girado en torno a los intentos de mejorar las condiciones previamente existentes y no podemos discutir que los cambios han provocado resultados impresionantes. No hay duda de que seremos testigos de muchas más modificaciones a medida que las necesidades [de los tubistas] sean [cada vez más] exigentes. En cualquier caso, parece que la respuesta a los deseos de los tubistas no está solamente en remedios técnicos sino en el empeño continuo hacia el mayor aprovechamiento posible del cuerpo humano[5].

Ciertamente, es un gran placer comprobar que un instrumento tan poderoso y bello comienza a ser tomado en serio en la actualidad. Me alegra, no obstante, que el timbre suave y sutil del serpentón no hata sido olvidado en la búsqueda hacia mayores posibilidades técnicas. Ninguno de estos instrumentos carece de dificultad y es sensato por nuestra parte recordar siempre que el sonido que se emite por la campana es el resultado directo de la musicalidad del intérprete.

J. Kent Mason, 1977

 

1. Apel, Willi (1966). Harvard Dictionary of Music (pag. 17). Cambridge: Harvard.

2. It was not until 1954 that a serious classical composer wrote a momentous composition featuring the tuba en el original. N. de T.

3. Previn, A; London Symphony (1972). R.V. Williams: Pastorale Symphony, Tuba Concerto (LSC-3281). RCA Red Seal.

4. Posteriormente denominada I.T.E.A. (International Tuba Euphonium Association).

5.…but instead in continued endeavours toward a more ideal functioning of the human apparatus en el original. N de T.

 

Fragmento traducido de: Kent Mason, J. (1977). The tuba handbook (pags. 15-20). Ontario: Sonante Publications.

1 comment
  1. Cuando llega la tuba a puerto rico, músicos puertorriqueños que tocan el instrumento y que impacto cultural tubo en PR

¿Qué opinas?